samedi, octobre 24, 2009

eso me recuerda a...

Ayer fuimos a cenar a la casa de una mexicana habitando desde hace como 20 años en este pueblo, su nombre es Silvia, es bien bien chida, que cena, que ambiente!
Bueno el punto es desde hace tiempo que tengo la enorme necesidad de comprar nuevos papos, para ser precisos unas botas fortachonas que me protejan contra el invierno húmedo danés. Llegamos a la casa de Silvia y me dice " a ver a ver si te quedan... a mi me quedan chicos.. pero si te quedan te los puedes quedar... " y yo ---> a ver ? :OD y saca unos como estos del armario:


y yo--> "wow ya no tengo que gastar como mil y pelos coronas que no tengo por unos zapatos", además se parecen a los que tiene Mónica jojo!


El otoño aquí es evidentemente hermoso, el sol hace acto de presencia como unas 3 horitas nos calienta y luego traca traca el cielo se pone gris, húmedo y frio pero la naturaleza hace el equilibrio dando color a los árboles con un brillo de ensueno amarillo, naranja, roooojo ! como para quedarse frente al arbolito aquel por un largo rato antes de que sea victima de la calvicie otonal.
También "just in time" recibi una cartita con letra bonita los tiembres denotaban lo mexicano jooo siiiii casi lloro, los imaginaba a todos en pijama tomando una chelita sabrosa para la inspiración mientras escribían una mensajito para mi, "gracias de todo corazón".
Las cosas en la casa donde trabajo aveces son inciertas, es cuestión cultural algo asi como: te queremos pero no lo sabrás !!! suena algo de terror, es sólo su cultura, su forma de ser... las cosas en el mundo aveces no funcionan así, en fin...